Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



jueves, 14 de julio de 2016

Un sitio secreto


Me gustaría tener un sitio secreto
para ti y para mí,
sin injerencias externas de terceros
que no entienden nuestras miradas,
un sitio donde llorar o reír,
donde recordar,
soñar,
vivir,
un sitio donde nos podamos amar
unas veces yo a ti
otras veces tú a mí,
un sitio para la soledad
al margen de esta vida
que nos califica sin piedad,
un sitio donde nada empieza ni acaba,
un sitio en el que nunca estuvimos
y del que nunca nos fuimos,
un sitio en el que morir
yo contigo tu conmigo,
.
.
.
solo cielo
solo mar
solo azul
solo labios
solo piel y universo
y diminuta inmensidad
y corazón abierto,
.
.
.
tú y yo y nadie más
yo y tú solo eso.

© jcs

Conversaciones con la soledad


La soledad me mata con su maldita conversación.
Nunca pensé
que habría podido rendirme,
en realidad 
se tan pocas cosas de mí,
ni siquiera me reconozco,
dónde se ha ido el amor y sus promesas,
me he tragado la eternidad
cuando salía por mis labios inspirándote,
estoy lleno de ti
y dueles en el alma
con tu sonrisa truncada,
hay tanta soledad en las voces como silencio,
hay tanto temor en los gritos de mis sueños,
hay fatiga crónica en mi despertar con el desencuentro,
hay lágrimas que nunca serán mar
y me ahogan por dentro,
hay un tiempo que jamás ocurrirá
ni cerca ni lejos,
hay millones de besos
secándose en el recuerdo,
hay un camino sin andar
invadido por la maleza
esperando un incendio,
hay vidas imposibles de vivir estando cuerdo.
La soledad me mata con su maldita conversación
© jcs

martes, 12 de julio de 2016

Asonancia sin eco


Me gustaría
poder pasar página,
he de hacerlo,
salir de este libro sin final
y coger otro,
el estante está lleno,
o ponerme a pintar,
a reír,
a bailar,
dejar en paz los acentos,
las comas,
la rima,
abandonar esta asonancia sin eco
tengo armas que no se disparar,
tengo comida sin cocinar,
tengo un sueño que no consigo conciliar,
tengo recuerdos que olvidar,
tengo un problema sin solucionar,
tengo  t a n t a s  cosas que acabar,
tengo que hablarme,
contarme mis secretos
y vivir sin parar,
nunca lo he hecho.

© jcs

lunes, 11 de julio de 2016

Frivolidad


Cuando las personas se convierten en moneda de cambio, el mercado de valores adquiere un matiz decepcionante y se devalúa la moral vendiendo y comprando almas para llenar los estantes, es el triunfo de lo vulgar disfrazado de arte.

Cuando la vida consiste en frivolidad, el mundo se convierte en un lupanar en el que las gentes se puede vender y comprar, como en un mercado untadas con conservantes, es el triunfo de lo inmoral disfrazado de hambre.

Cuando todo vale y todo da igual, la vida ha empezado a agonizar y entre estertores de irrealidad se te lleva por delante, es el triunfo de lo banal disfrazado de amante.

Cuando das la espalda al amor y te escondes en tu propio horror  entras en una espiral de la que no puede salir nadie.

© jcs

Desidia

Tengo momentos de verdadero desencuentro con la vida, tengo desidia por existir, tengo un puñal clavado en la marca de tu sonrisa, tengo sueños que no consigo recordar y aún así se ceban conmigo sin tregua y sin piedad y sin ningún tipo de medida, tengo los demonios de la ausencia en pleno aquelarre suicida, tengo una búsqueda perpetua que es una pérdida no asumida, tengo silencio, tengo pasión, tengo celos, tengo dolor, tengo odio, tengo amor, tengo envidia.

© jcs

domingo, 17 de enero de 2016

La tuvimos


Vivimos en una época en la que ansiamos vender nuestra libertad para estar donde están todos y a la misma hora, con la misma ropa, las mismas ideas, los mismos gestos, la misma forma de transporte, los mismos pensamientos y mirarnos como si quisiéramos vernos y escucharnos como si quisiéramos oírnos y clamar por la libertad que una vez tuvimos…
© jcs

miércoles, 13 de enero de 2016

No existía


Me enamoré de un ser que no existía para no tener que buscarlo en los márgenes externos de mi perímetro mental y me perdí en su sonrisa de mujer fatal, era una hembra indefinida y como la misma vida tenía principio y tenía final, unas veces se dejaba querer otras veces quería, de forma que amor siempre había en esta existencia paranormal, exenta del tiempo nunca envejecía y ya os dije que no existía no la vayáis a buscar…

© jcs

martes, 12 de enero de 2016

En el espejo


A veces tengo la sensación de que soy esclavo de mi propia mente, que hay una falsa dualidad en la que solo existe uno que se ha compartimentado a si mismo para poder manejarse y mantener una relación de continua infidelidad para consigo, protegiéndose con un escudo que absorbe los reflejos y a la vez los muestra haciéndolos suyos y existiendo dentro y fuera del espejo.

© jcs