Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



jueves, 22 de enero de 2015

La codicia de lo efímero


Cualquier cosa es efímera dado que existe un final, la codicia no tiene sentido, ni tienes nada, ni lo has tenido, ni nunca lo tendrás y mientras intentas conseguirlo la vida se te va.

© jcs

jueves, 15 de enero de 2015

La doblez


Siempre pienso que no estás para que mi deseo sea más fuerte y para echarte de menos estando a mi lado, es la doblez del quererte… besarte como te besaría cuando te vas lejos y tus labios se alojan en mi mente, porque son tus labios los que me habitan cuando desapareces, cierro los ojos y me besan y ya no los abro hasta que vuelves…

© jcs

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Zas!


Así, ¡zas! un corte seco y se acaba el año, más desechos para reciclar que se van sumando y la felicidad es deseada como si la estuviéramos deseando y el propósito de enmienda se invoca para después olvidarlo y seguir esta vida loca con seres maravillosos que si tienes suerte te arropan…

Continuemos sin llegar a parar, chin, chin, suenan las copas…

© jcs

martes, 30 de diciembre de 2014

Lo sabías


Cuando llegues allí donde vas y leas esto, sabrás que no te puedes escapar porque no hay despedida que nos pueda alejar, ni punto distante donde poderse disociar, ni recorrido alterno… aunque ya lo sabías verdad? Demasiado inteligente para no saberlo.

© jcs

jueves, 25 de diciembre de 2014

Las manos


Yo lo que quiero es dormir hasta que un día despierte a tu lado y mientras esto sucede seguiré soñando, burlando a la realidad, cogiéndote la mano… las manos hablan cuando se tocan y las mías tienen algo que contar, es nuestra historia, se la saben las manos.
  
© jcs

miércoles, 24 de diciembre de 2014

No se


No se si era dios quien conocí aquel día, pero vestía de mujer, iba descalza, sonreía y sabía desaparecer pero nunca lo hacía ni lo pensaba hacer, adoraba mi compañía y ese era el milagro que me llevaba a creer…

© jcs

Diminuto existir


Cada momento vivido es una muerte en miniatura, un diminuto existir en una galaxia de posibilidades en la que tú eres la luna, menguas y te llenas de luz, creces y habitas la noche copulando con ella hasta que se hace de día, efímera y perpetua sobrevives a la vida, sin llegar a morir nunca… ni de noche ni de día.
  
© jcs