Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



sábado, 16 de marzo de 2013

De mutuo acuerdo




Convinieron de mutuo acuerdo, con un pacto de silencio, en no empezar para nunca tener que acabar y ser siempre ellos, mismo rol distinto planteamiento…

Cualquier cosa que hacían tenía principio y fin y así cada vez era un nuevo comienzo, infinitas historias en una y cada una con distinto centro, conectadas pero sin unión, separadas pero con los mismos cuerpos…

Como no eran estadistas, ni estudiosos, ni servía para nada que no fuera molesto, no entendían la diferenciación de sexos, sólo entendían la atracción y se sentían seres vivos cuando les llamaba el deseo… algo así como un hermafroditismo de pensamiento

© Juan Carlos Saceda

1 comentario:

  1. Los pactos suelen ser a dos, y a veces lo impone uno.

    ResponderEliminar