Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



domingo, 15 de abril de 2012

Día y noche




Cada día
te haces tangible
para mí
porque eres mi sueño;
duermo mi vida
y gozo de ti
viviendo despierto,
agradeciendo la fortuna 
de tenerte,
de poder amarte,
de saber que existes,
de poder disfrutarte.

Cada noche
abrazo tu dormir
acompasando mi corazón
con tu ritmo cadencioso,
inspiro tu respiro
y nunca expiro,
abro los ojos  
te miro 
te hablo
y te escucho cercana
aunque no estés 
en mi cama.

© Juan Carlos Saceda

2 comentarios:

  1. Cuantas veces...
    duele esa soledad,
    aunque se ame...sin mas.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Duele siempre... más o menos, pero siempre

      Saludos!

      Eliminar