Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



miércoles, 29 de febrero de 2012

Mí hijo




Hoy quiero rendir tributo a una de las personas que más quiero en este mundo, casi nunca hablo de él, pero siempre está en mi mente y muchas veces disfruto de su compañía en carne y hueso y me lo como a besos… me ha tocado ser su padre, pero también soy su amigo y su cómplice aunque a veces esta conjunción sea complicada de asumir. Le dejo que me enseñe su belleza de visión del mundo, artificial, pero sin artificios, clara, noble, divertida… me recuerda mucho a mí cuando tenia su edad y le comprendo con el peligro que lleva esa comprensión para un padre que sabe que la vida es lo contrario de lo que debía ser y que tiene que hacérselo ver… él lo sabe y aunque a veces no me entiende muy bien me respeta y asume dócil clavándose aún más en mi corazón, donde le llevo y le llevaré hasta después de mi muerte.
Va por ti hijo y por tu madre que te ha hecho tan bonito como ella…


© Juan Carlos Saceda

4 comentarios:

  1. Bellos sentimientos expuestos a flor de piel...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Martin... ayer tena la piel muy sensible...

      Un saludo!

      Eliminar
  2. Lo más hermoso!
    Por ellos...la vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú o has dicho Musa... "por ellos la vida"

      Saludos!

      Eliminar