Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



lunes, 27 de febrero de 2012

Sin voz





Con el verbo mudo hablé

y no se oía,

grité sordas palabras

sin escucha

por no dichas,

callé la boca chillando

la garganta me rompía

afónico vocear

pregón sereno

...

sereno vigía.

© Juan Carlos Saceda
Imagen: “El grito del fuego” Autor: Etapa Ginard

2 comentarios:

  1. Cuando la garganta calla y se desboca el alma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imparable el alma cuando se desboca, Musa


      Saludos!!!

      Eliminar