Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



miércoles, 22 de febrero de 2012

Mía, tuyo




No me sacio del alimento que supones: regeneras mis células cansadas, vividas, asustadas; abonas la raíz de mi existencia con el humus que destilan tus labios entreabiertos; entornas la puerta de mi alma y te deslizas etérea hasta mí; amamantas mi sed con la esencia de tu propio corazón que late en un increscendo ascendente por la verticalidad de tu sonrisa; articulas mi cuerpo inerte que me atrapa y te espera para cesar su abrazo carcelero; bailas para mi sólo viviendo, dejándome vivirte, permitiéndome observarte, interaccionado en un espacio que te pertenece; correspondes mis deseos haciéndolos tuyos y disfrutando tanto como yo de tu complacencia; distiendes mis tejidos acortados por una contracción vital; neutralizas las malas hierbas que amenazan con nutrirse de mi comida que eres tú, eterna, siempre tú.  

Te necesito porque te amo, te deseo porque te quiero, tiene que ser así... ¿cómo si no? 

© Juan Carlos Saceda
Imagen: “Juntos”  Autor: Garvel

2 comentarios:

  1. Sublime...tiene que ser así.
    ¿Como si no?

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puede ser de otra manera, Musa... sólo así

      Gracias!

      Saludos!

      Eliminar