Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



miércoles, 30 de noviembre de 2011

Sangre





¡Ya no vienes a mi templo
 diosa entre las diosas! 
Un mortal te ha hechizado, 
o ¿fuiste tú, hechicera, 
la que le embrujaste a él 
harta de mis devaneos 
con las vestales?
..

Ayer vi una sombra 
que llevaba tus ropajes 
cubierta de hojas de otoño 
que le dejaron los arboles, 
cómplices de una época 
de encuentros y despedidas, 
de acuerdos consejeros 
y pactos universales, 
de dicha y desespero, 
de espejos llenos de letras 
que reflejaban tu imagen.
...

Desapareciste en otoño 
como lo hacen las flores, 
y las mieles del recuerdo 
cosechadas este año 
por abejas ancestrales, 
se almacenan en mi alma 
convertidas en cristales; 
dulces filos, 
dulce corte, 
mucha sangre.

© Juan Carlos Saceda

6 comentarios:

  1. ¡¡¡Apasionante!!! Me gusta este templo. Con tu permiso me la llevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Glaro G.M. llevatelo y leelo muy despacio, probablemente te recordará a alguien...

      Muchas gracias por tu visita!

      Eliminar