Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



sábado, 3 de diciembre de 2011

Dolido


Querías que te mirara, y harta ya de seducir mi indiferencia me dijiste un frio adiós, ahí te quedas, y aquí estoy penando mi soledad y remendando los desgarros de mi recosido ego; hiciste bien en despedirte, tu inteligencia me supera…

Me duele todo mi ser por ser así, de esta manera,

© Juan Carlos Saceda 

4 comentarios:

  1. El caso es sufrir... Cualquier excusa es buena; pero con la excusa del desamor, además, llamamos la atención...
    Hay tantos motivos para ser felices y tantas cosas verdaderamente bellas que idolatrar, que el apego al masoquismo romántico resulta ya empalagoso, además de pertenecer a un paradigma agotado que ya colapsa.
    Viva la alegría, la serenidad, el sagrado amor REAL y las cosas lindas de la vida. Los mártires, que se queden en la edad media que ya termina!!!
    Sa-luz y lucidez a tutti ;D

    ResponderEliminar
  2. Hay que ver... contigo no puede uno ponerse melancólico... :)
    Gracias por tus consejos de animo y gracias por leer lo que escribo.
    Un abrazo !

    ResponderEliminar
  3. La melancolía es la tristeza del día a día, pero de vez en cuando hay que darla una tregua y encontrar la "alegrocolía".

    ResponderEliminar