Cultivo las letras inspirado por la belleza y en ellas me sumerjo para buscarte; desde allí te hablo con la certeza de no resultar inmune a tu corazón que se acompasa con mi latir trayéndote hasta mí. Grita fuerte para que oiga tu pensar, piensa intenso para que escuche tu sentir.



viernes, 2 de diciembre de 2011

Tormenta






Tarde nublada 
del otoño de mi vida 
estancado en la corriente 
de tus aguas; 
tormenta desafiante y celosa 
por temor a una pérdida imposible; 
truenos, rayos y ventiscas, 
ensordecen, deslumbran y desestabilizan 
la quietud de un encuentro 
pactado por el deseo, 
por la necesidad 
de amarnos en directo, 
sin guiones ni apuntadores 
escondidos en la concha 
del escenario de nuestro mar, 
encrespado y salvaje, 
con espuma de rabia fiera 
en las olas 
de la gruta que conforman

tú y yo, 
desnudos de pudor, 
vestidos de caricias, 
excitados por el atrezo, 
flotamos inmunes 
a las inclemencias del temporal. 

© Juan Carlos Saceda

2 comentarios:

  1. Toda tormenta desestabiliza y a la par, funde en abrazos llenos de caricias de inspiración.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y enciende la mecha del deseo más salvaje...

      Besos!

      Eliminar